Principal La Metamorfosis Artículos Contactar
Los Orígenes Patrón Prenatal Aplicación de TM Autoaplicación Filosofía Mudras Principios Universales Metamorfosis Conceptual

Correspondencias y Metamorfosis II

A continuación de los tejidos duros, esta segunda parte del artículo desarrolla y pormenoriza las correspondencias de los tejidos blandos y los fluidos. Es cierto que las tres categorías de tejidos pueden solapar sus connotaciones simbólicas y dinámica sutil, pues en el acontecer de los eventos vitales encontramos normalmente un intercalado y sinergia de los aspectos mentales, emocionales y también espirituales de las personas, a través de sus deseos, propósitos, anhelos, intenciones, llamadas, etc; pero también es cierto que tejidos blandos y fluidos, funden especialmente sus significados sutiles en la práctica e interpretación de los comportamientos personales.

Los Tejidos Blandos

Los tejidos blandos, como la piel, la grasa, los diversos órganos y demás, cubren y relacionan adecuadamente los tejidos duros; ello posibilita el movimiento relativo entre ellos, dentro de unos límites establecidos por la naturaleza. El conjunto de todo ello posibilita la movilidad para el desplazamiento del cuerpo, la expresión gestual y verbal y, por tanto, la ejecución de la voluntad personal con respecto a los cambios que son posibles por naturaleza. La conclusión simbólica de todo ello es que los tejidos blandos se corresponden con el aspecto mental de la persona.

... ... ...

Mediante los tejidos blandos del rostro, por ejemplo, expresamos alegría al reír, expresamos curiosidad, enfado, perplejidad, etc; en parte por ello somos capaces de “leer” con cierta eficacia el rostro de los demás, hasta el punto de formar parte de la comunicación habitual. En "clave simbólica” podemos deducir que estos tejidos registran lo ocurrido o lo que está ocurriendo en las emociones y/o pensamientos de una persona. También sabemos que una situación emocional difícil o crítica, el estrés en definitiva ante una situación, conlleva muchas veces tensión muscular, y en concreto la musculatura de espalda suele cargar especialmente con ello, o sea que “registra” a su manera los estados vitales. Todos estos fenómenos nos hablan de la capacidad "testimonial", “memorística” y de “registro” de los tejidos blandos.

Los tres puntos siguientes reúnen y argumentan posibles relaciones interesantes entre Metamorfosis y tejidos blandos:

• Esta naturaleza de tejidos se relaciona lógicamente con la movilidad, la flexibilidad y la expresión, o sea con el cambio, la capacidad de cambio y la actitud de la persona para con ello; en nuestro contexto el cambio es la Metamorfosis personal.

• Otro particular muy interesante es la indudable relación entre los tejidos blandos y el Masaje Metamórfico, pues son parte importante del soporte físico para el "acercamiento metamórfico" mediante los “reflejos metamórficos”; los tejidos blandos son importantes en tanto que son lo que se toca * en los pies, las manos y en la cabeza.

• Resulta interesante la relativa ternura de los tejidos óseos durante el período prenatal, sobre todo al principio lógicamente. Si admitimos que los tejidos blandos registran información de la persona, la misma columna vertebral asemeja más a tejido blando durante la formación y desarrollo del embrión que después, lo que puede llevar a pensar en un aval a la teoría del Patrón Prenatal. Quizás la ternura general de la constitución corporal en la gestación posibilita la adquisición de información con una eficacia y cuantía mayor durante dicho período que después, una facultad que posteriormente quedaría reservada solamente a los propiamente llamados tejidos blandos.

* El Masaje Metamórfico también es posible sin contacto físico; en su lugar puede realizarse en el aura o campo energético de la persona.

Sobre todo respecto al tercer punto, cabe pensar en la existencia relativa de una "gradación" de tejidos entre los que llamamos blandos y los que llamamos duros, como son las uñas, o los ligamentos (entre los músculos y los huesos). Todo esto no dejan de ser especulaciones y conjeturas, aunque también interesantes elementos de reflexión sobre la naturaleza energética y sutil de la vida en sus manifestaciones físicas; avales inspiradores, dado el caso, de la Técnica Metamórfica o Metamorfosis.

Contenidos de Paradigma Metamórfico .com, prohibida su copia

Los Fluidos

Los fluidos del cuerpo, sean tejidos o no, representan el aspecto emocional de la persona; en cierta manera los fluidos son los que dan significado al funcionamiento y movimiento de los demás tejidos, ya que se encuentran presentes en todas las estructuras corporales, como elementos lubrificantes y comunicantes entre todo tipo de superficies y tejidos.

Sin ánimo técnico, podemos pensar que en el cuerpo los líquidos revisten la categoría de “corporales” por su presencia en el cuerpo, por la organización de la que forman parte y también por la organización propia que ostentan. Es decir, el agua está presente en todo el cuerpo, por ejemplo en la orina o en el sudor, pero ambos líquidos reciben nombre propio porque presentan un patrón de composición característico, como la presencia de compuestos amoniacales o ciertas sales minerales, por ejemplo.

... ... ...

Más del 90% del cuerpo físico es fluido, y el agua es el líquido base de todos los fluidos corporales. Desde el contexto de las Correspondencias, se sostiene claramente que los líquidos guardan una relación con las emociones y los sentimientos. Los ejemplos más claros de ello son las lágrimas que expresan emociones de tristeza o alegría, y la sudoración en momentos de inquietud. Otros ejemplos menos obvios pueden ser el sonrojarse, los cambios de temperatura corporal o la excitación sexual. En estas situaciones “emocionales” unos u otros líquidos corporales se desplazan de unas zonas a otras provocando ciertos cambios corporales; estos cambios corporales se asocian inequívocamente al despertar de ciertas emociones que todos conocemos: emotividad, alegría, tristeza, odio, rabia, impotencia, impaciencia, miedo, pasión, ...

Contenidos de Paradigma Metamórfico .com, prohibida su copia

Desde un punto de vista ya más simbólico y en el contexto de las Correspondencias, los fluidos participan e incluso posibilitan el movimiento y cambio corporal desde un contexto más sutil y a la vez más poderoso. Es cierto que los tejidos blandos posibilitan el movimiento, claramente son los músculos y tendones los que mueven los huesos mediante las articulaciones, pero a la vez, cualquier articulación necesita del medio fluido para poder "deslizar", y el tejido blando correspondiente necesita ser alimentado e hidratado por los fluidos fisiológicamente correspondientes. En base a esto debemos destacar que los tejidos blandos no protagonizan la acción del movimiento, como un primer vistazo puede sugerir, sino que es el conjunto huesos-músculos-fluidos los que forman la articulación sana, a la que podemos considerar como la estructura física arquetípica, en el cuerpo físico, del cambio, el fenómeno vital y existencial por excelencia.

Lo que acabemos de argumentar y describir solo es una situación corporal, la articulación, emblemática del cambio y la acción; pero se pueden apreciar muchas más. En el cambio personal que se genera en nosotros a raíz de la percepción de un valor inmaterial, de tipo artístico o heroico, lo fluido del cuerpo toma parte importante, aunque no exclusiva. Nos referimos con ello al cambio que experimentamos como personas cuando escuchamos una composición musical que nos conmueve especialmente y que desearemos escuchar muchas veces más, o el cambio generado por la apreciación estética de una obra de arte plástico, o un paisaje; también podemos hablar del cambio interno que se produce cuando comprendemos cierta idea o concepto, sea de naturaleza filosófica o sea un teorema matemático; nos referimos a esa sensación de haber descubierto algo que nos cambia internamente, nos amplia la mente y se acompaña naturalmente de emoción que cada cual exteriorizará de manera distinta.

En mi opinión, la correspondencia entre fluidos corporales y emociones es quizás la más familiar y accesible, pero a la vez es la más difícil de argumentar desde la óptica racional o filosófica. En cualquier caso, al parecer tenemos la percepción de que las emociones son algo que a su manera “fluye”, o nos da la impresión de ser algo continuo, fluido y esquivo, algo que se “resiste” a ser recogido o contenido, como el agua que se derrama entre los dedos de las manos; ello nos sugiere también la idea de delicadeza y de extraordinaria plasticidad, pues los líquidos adoptan la forma de aquello que los recoge, de la misma manera como todos tenemos una de nuestras facetas más delicadas en nuestras emociones, las cuales manifiestan una variedad tan extensa como situaciones posibles se presentan en la vida, con matices y grados distintos.

Autor: Dan Varllej
© Copyright 2014 Dan Varllej
© Copyright Paradigma Metamórfico .com
http://www.paradigmametamorfico.com/articulos/correspondencias2.html

Hablando de los aspectos emocionales y mentales de las personas, así como de todos los seres en general, la referencia a las emblemáticas Flores de Bach es indudable; sin embargo, encontramos también una interesante relación con las correspondencias de las que hablamos, pues así como hemos visto con los árboles, las flores son un bello ejemplo de la presencia del tejido blando en el Reino Vegetal.

En el ámbito de la Terapia Floral, en doctor Edward Bach descubrió la correspondencia de distintos tipos de flores con estados emocionales y mentales de las personas, sus desarmonías y actitudes ante las circunstancias de la vida. Con ello, en la delicadeza de las flores encontramos una conexión profunda con las facetas más frágiles e intangibles de nuestra existencia, como son nuestras ideas, pensamientos, emociones, disposiciones, recuerdos, etc.

En este sentido, así como la tradición en torno a los árboles, la Terapia Floral iniciada por Bach avala a su manera las correspondencias expuestas de los tejidos blandos y fluidos, por una parte en su aspecto botánico-floral, y por otra en su aspecto acuático-mineral por el uso del agua en sus preparados vibracionales.

Por otra parte, en el agua tenemos la sustancia básica de los fluidos corporales, que a su vez es un vehículo vibracional para la Terapia Floral y un intermediario físico de los organismos.

Modernamente, numerosos y sorprendentes fenómenos documentados por Masaru Emoto con la cristalización del agua hablan de la sensibilidad de este "mineral líquido" a la información ambiental. Esta capacidad "receptora" del agua para las vibraciones-información (preparados florales, calidad ambiental, etc) sugiere también y en cierta manera una relación con la capacidad de registro de los tejidos blandos.

Artículos relacionados:

Principio de Correspondencia
Correspondencias y Metamorfosis I

Volver al Principio
Legal

© Paradigma Metamórfico .com