Principal La Metamorfosis Artículos Contactar
Los Orígenes Patrón Prenatal Aplicación de TM Autoaplicación Filosofía Mudras Principios Universales Metamorfosis Conceptual

Principio de Género

La realidad del género es una de las circunstancias más tangibles del mundo natural, pues numerosos organismos, tanto animales como vegetales, presentan la ya arquetípica diferenciación de género, manifiesta de variadas maneras y en distintos grados.

Este principio hermético establece tajantemente la presencia del Género no sólo en los seres vivos, si no en todo ente posible: un pez, una piedra, un átomo, etc. Con esto se establece la presencia de ambas nociones del Género en todos los entes, o sea que en un mismo ser encontramos lo que conocemos como “masculino”, y lo “femenino”. No hay entes o seres únicamente masculinos y otros únicamente femeninos, si no que todos los entes contienen los dos principios, y las únicas diferenciaciones reales que podamos establecer (hablando de macho-hembra), se dan con arreglo a la predominancia que en cierto aspecto particular se pueda dar de uno de ellos con respecto al otro, predominancia que no tiene porqué darse en otro aspecto particular del mismo ente o ser.

Pero el Principio de Género nos lleva a una consideración aún más amplia de la realidad, pues masculino y femenino son considerados en la enseñanza y desarrollo de este principio como dos “principios rectores” de una “actividad característica”, que es la Generación, algo así como la particular facultad de creación de los entes creados en su ámbito natural, o sea la proliferación en el mundo de las formas, sean estas materiales o inmateriales. A esto se le llama “Generación” en el sentido filosófico más amplio posible, y su manifestación en el ser humano y el mundo natural-biológico es lo que conocemos como “Procreación”.

Es reveladora la afirmación de que el fenómeno de la Generación se da en todos los planos, que son los planos de correspondencia en los que en cierta manera se clasifica la realidad. Según nos dice el Principio de Correspondencia, entre todos estos planos hay semejanzas, todos se identifican con todos de una forma u otra, sea esta más literal, simbólica, abstracta, etc. De manera que si en nuestro plano material observamos lo que conocemos como procreación, esto es señal de que en los planos inmateriales debe darse una actividad equivalente (correspondiente), y si para ello observamos que es necesaria la cooperación conjunta de dos cualidades fundamentales (masculina y femenina), la vía de la correspondencia nos dice que en los demás planos también se da esta “distinción de Género” en todos los fenómenos de Generación.

Podemos entender la Generación también como la “regeneración”, o la innovación; en general se trata de todos aquellos procesos o fenómenos en los que unas cosas (formas) dan lugar a otras a partir de sí mismas, aunque el resultado no sea necesariamente del mismo tipo o especie. Lo que llamamos “formas” se refiere a los entes que hay en los planos de la realidad, y pueden ser organismos biológicos como seres humanos o plantas de nuestro plano material, formas espirituales como almas o ángeles en planos más elevados y sutiles, pueden ser entes geométricos y verdades matemáticas en los planos mentales, etc; hablamos de “entes reales” del tipo que sea.

... ... ...

Podemos trasladar estas consideraciones a nuestro plano mundano y humano, donde podemos encontrar fenómenos comparables. Sabemos que los seres humanos participan del proceso procreativo, gracias al cual se perpetúa la presencia de nuestra especie en la tierra; igualmente hacen los vegetales, por ejemplo. Pero también podemos subrayar que los seres humanos participamos de otros fenómenos mediante los cuales generamos cosas nuevas, y en cierta manera “damos vida” a otras formas en el universo. Desde quien trabaja artesanalmente una escultura con las manos, hasta la disposición y determinación arquitectónica de todo lo necesario para que una construcción sea posible, o quien trabaja con su expresión corporal en la danza, o quien escribe un poema; todas estas personas “generan” cosas y participan con ello del fenómeno de Generación, aunque sus gestas no se identifiquen con su homólogo más palpable en nuestro plano que es la procreación. En todos estos procesos generativos, se sostiene desde la enseñanza del Principio de Género, que participan siempre los dos “principios” del Género, manifiestos de la manera que corresponda al ámbito del que hablemos: pensamiento vs intuición, acción manual vs observación, técnica vs arte, destreza adquirida vs habilidad innata, etc.

Artículo de Paradigma Metamórfico .com, prohibida su copia

Otra consideración al respecto, bella y esperanzadora, resulta del enunciado del principio que asegura que la generación está en todo, lo que significa que en toda cosa la encontraremos, y en todos está esa posibilidad de generar, de aportar algo. No hay seres inútiles absurdos ni indebidos, la Creación es prácticamente desconocida para nosotros, aunque en ocasiones no nos lo parezca o no lo tengamos en cuenta. En todos hay “fertilidad” en un ámbito o en otro, todos contribuimos a la creación; el Principio de Mentalismo anda también en esta línea de consideraciones, y el de Género nos detalla ciertos particulares. También hay en ello una invitación a vernos y aceptarnos desde una óptica más holística en la que contamos con el favor de ambos principios, masculino y femenino, lo que en cierta manera nos puede ayudar a fomentar una autoestima en la que nos sabemos más semejantes, completos y versátiles.

© 2014 Paradigma Metamórfico .com
http://www.paradigmametamorfico.com/articulos/genero.html

Volver al Principio
Legal

© Paradigma Metamórfico .com