Principal La Metamorfosis Artículos Contactar
Los Orígenes Patrón Prenatal Aplicación de TM Autoaplicación Filosofía Mudras Principios Universales Metamorfosis Conceptual

Principio de Polaridad

Si el Principio de Género nos hablaba de dos cualidades arquetípicas presentes en todo ente, cualidades de cuya acción conjunta depende el fenómeno de Generación, cuyo ejemplo más tangible en el mundo natural es la procreación, ahora nos encontramos con el Principio de Polaridad, que nos habla de realidades emparejadas en todas las cosas, pero que se corresponden con otro orden de cosas.

La Polaridad es una circunstancia muy dinámica, vía la cual observamos múltiples y cambiantes estados en todas las cosas, en concreto de las personas, los seres vivos en general, sus relaciones y emociones; también las condiciones históricas, climáticas y hasta cósmicas. Hablamos de las cualidades “opuestas” de las que hablaban los antiguos griegos: frío-calor, amor-odio, bueno-impío, etc. Según nuestro enunciado, tales cualidades que se presentan como “opuestas” en realidad son una única cualidad o realidad, sólo que manifiesta (polarizada) en grados distintos según el momento, el lugar, el ser, etc.

En este sentido, si una persona está enfadada es porque su actitud con respecto a una situación es de rechazo o inaceptación, está “polarizada” en tal actitud. Si está feliz con la misma situación es porque está polarizada en el mismo ámbito de hechos, sólo que en el sentido contrario. Ambos casos se dan o no por la razones que sean, pero lo que se trata de ver es que los extremos de las cosas son en realidad la misma cosa o sustancia manifiestas en grados extremadamente alejados, como si de una línea se tratara. Ciertamente se puede estar enfadado y feliz en grados variables, y se entiende que hay algún punto intermedio donde encontrar la indiferencia. Esto viene a unificar fenómenos que parecen opuestos, vistos ahora como manifestaciones aparentes de algo que en el fondo es lo mismo.

Hasta cierto punto, se podría entender que el par protagonista del Género, masculino-femenino, pudiera asimilarse a este mismo modelo de las cosas; sin embargo, del mismo Kybalión podemos deducir que lejos están de ser así las cosas. El Género es un atributo que se da en todos los entes, es un par constitutivo de todas las cosas, mientras que la Polaridad de las cosas, manifiesta en sus “pares de opuestos”, concierne a cualquier estado posible de los entes (seres, personas, etc), no se trata de una “par” único como el Género, y podemos encontrar ejemplos de polaridad distintos en unas situaciones y en otras, no se trata de una condición “constitutiva” de las cosas como lo es el Género.

Otra distinción es que el Género se relaciona directamente con el fenómeno de la Generación, mediante el cual unas cosas dan lugar a otras, se engendran y desarrollan en número. Por la parte de la Polaridad nos encontramos que los pares de opuestos permiten variaciones en el estado de los entes a los que afectan, pero ello no da lugar a entes nuevos. Veamos ambas situaciones:

• Una persona creativa combina sus dos aspectos de Género, activo y pasivo, masculino y femenino, para dar con cosas nuevas, trátese de diseño, escritura, decoración, composición musical, etc, siendo en ello productiva en su tarea, generando pues.

• Una persona enfadada por algún motivo, o sea polarizada en un estado o actitud concreta, puede, por sus propios medios o con ayuda de alguien, ir saliendo de este estado “moviéndose” hacia la indiferencia, la aceptación, la conformidad, e incluso puede que consiga llegar más allá y encaminare hacia la felicidad y aprecio por lo sucedido; esto puede ocurrir o no, puede ser posible o no, puede darse con ayuda o sin ella, todo depende de la situación, pero lo que observamos es que el estado de la persona ha cambiado sin dejar de ser la misma, sin generar nada nuevo, o estrictamente nuevo; o sea que no hablamos de generación de nada, sino de cambio, un cambio que podemos entender como un “deslizamiento” a lo largo de la línea que une el enfado con la felicidad, o el rechazo con la aceptación.

Este fenómeno de cambio que vemos en la segunda situación, que concierne directamente a la Polaridad, se conoce según el Kybalión como Transmutación.

Artículo de Paradigma Metamórfico .com, prohibida su copia

Como enseñanza cercana, en su buen uso, la Transmutación es un recurso para el camino de Crecimiento Personal, ejercicio mediante el cual la conciencia puede polarizarse en el cultivo de sus mejores cualidades sin caer en el desorden y el retroceso. El conocimiento de la Polaridad de las cosas y la Transmutación también nos provee de un conocimiento de la dinámica de la Naturaleza y del Universo, especialmente para el auto conocimiento y la comprensión de las relaciones entre los seres y de los seres con su entorno, un paradigma en el que los límites son puntos de partida para nuevos horizontes en la vida y la existencia.

© 2014 Paradigma Metamórfico .com
http://www.paradigmametamorfico.com/articulos/polaridad.html

Volver al Principio
Legal

© Paradigma Metamórfico .com