Principal La Metamorfosis Artículos Contactar
Los Orígenes Patrón Prenatal Aplicación de TM Autoaplicación Filosofía Mudras Principios Universales Metamorfosis Conceptual

Correspondencias Poliedros - Ho'oponopono

Poliedros versus Familia Interior
Prohibida la copia de textos e imágenes

Es habitual en Ho'oponopono incluir el uso de ciertos elementos añadidos, como son las ya conocidas palabras ho'oponopono, el agua azul o o las visualizaciones, prácticas que podemos considerar catalizadoras o armonizadoras de la tarea consciente de limpieza de memorias. Habida cuenta de esto cabe entonces preguntarnos por la idea de utilizar también herramientas vibracionales clásicas ya en Occidente, como pueden ser los minerales de Gemoterapia o las cartas de Tarot evolutivo. En esta iniciativa, nos sumamos con este artículo dedicado a la posibilidad que muchas personas pueden ver atractiva, de utilizar los poliedros como elementos vibracionales que ya son elementos al uso en el ámbito de las técnicas y terapias alternativas y ámbitos de crecimiento personal.

Si gustamos de los bellos entes llamados "poliedros" como herramientas para el desarrollo personal, las siguientes correspondencias con la familia interior constituyen un modelo en el que fundamentar unas vías de conexión al respecto de la práctica Ho'oponopono. Estas correspondencias son una iniciativa de este autor, basada en la intuición personal, la lógica simbólica y la exploración personal, con lo que cabe considerarlas como una aproximación, posible pero incipiente, entre dos ámbitos histórica y conceptualmente separados:

Tetraedro ↔ Información
Hexaedro ↔ contenido del Unihipili
Octaedro ↔ Uhane
Dodecaedro ↔ Aumakua

Para el lector no versado en la geometría de la que hablamos, junto al texto se encuentran los esquemas de los cinco poliedros perfectos, así como especificaciones sobre sus características más elementales y características, de manera que podamos distinguirlos e identificarlos con facilidad después de leer este artículo. Las correspondencias expuestas se fundan en parte en la filosofía platónica, que los relaciona con los cinco elementos de la naturaleza, y también, como decimos, en la reflexión y experiencia personal que proporciona el trabajo e investigación vibracional con poliedros.

Desde el ámbito del desarrollo personal con poliedros, la presencia en nuestro entorno de cualquier testigo de estas figuras, como dibujos, fotografías, o directamente las mismas figuras, así como la sintonización personal con ellos, podrán favorecer el encuentro con aquello a lo que representan o con lo que se corresponden, aquellas realidades en cuya naturaleza encontramos a los poliedros o una correspondencia con ellos; recordemos que hablamos desde una óptica simbólica, filosófica, contemplativa; y entre estas posibles "identificaciones" podemos considerar las correspondencias que ya hemos mencionado con las partes de la Familia Interior, este modelo de la existencia que nos llega de los antiguos kahunas hawaianos. En esta iniciativa práctica de desarrollo personal, nos podemos ayudar de los poliedros en las visualizaciones, e incluso incluirlos en ellas tanto para embellecerlas como para que las catalicen. La presencia de los poliedros nos puede proveer de un recurso al modo de los mudras, los cristales o los mandalas.

Desarrollemos un poco más las correspondencias simbólicas de los poliedros perfectos o platónicos

El Tetraedro

El tetraedro simboliza información pura y neutra que constituye el universo desde su nacimiento e incluso quizás desde antes de ello, es el fundamento de la existencia, el que las cosas sean y puedan ser, verdades eternas, básicas y, muy probablemente, del todo desconocidas para la mente racional y cartesiana con la que examinamos las cosas. Evidentemente, la parte inconsciente es sensible y receptiva a esta información, y en el sentido de todo lo dicho, el tetraedro, que para Platón representa el elemento fuego, es una figura capaz de rellenar todo el espacio disponible, sin dejar hueco alguno, tal como es la información que lo impregna todo.

El Hexaedro

El Hexaedro o Cubo, que para Platón representa al elemento Tierra, para nosotros se encuentra en las intimidades del inconsciente, ocupando todo el espacio que puede también, pero privado de la volatilidad y ligereza de la información representada en el tetraedro. El cubo nos habla pues de cristalizaciones de información, formaciones y sedimentaciones de ésta, lo cual nos recuerda sin duda a las memorias inconscientes de las que hablamos en ho’oponopono. De ahí que el cubo o hexaedro sea un lógico representante del contenido inconsciente, pues sugiere una organización compleja de la información, algo que la hace pesada y perdurable, sólida y “apilable” en las profundidades de nuestro ser.

El Octaedro

El Octaedro representa al elemento aire para Platón. Para nosotros, por su forma y su relación con el aire lo podemos situar a medio camino entre lo sólido y lo sutil, la tierra y el cielo, algo parecido a la situación del ser humano, así como muchos otros entes en mi opinión, situación que conocemos o identificamos como "realidad". Hablamos pues de un ente "polar" con cierta en tensión y afinidad por ambas facetas de la existencia y que necesita de equilibrio para mantenerse en pie.

El Dodecaedro

Otras correspondencias geométricas

Hasta aquí los rasgos básicos de la simbología poliédrica con motivo de los estratos de la Familia Interior. Más existe un quinto poliedro platónico que en mi opinión también tiene una natural cabida entre estas correspondencias. Hablamos del esbelto Icosaedro, representante de una calidad muy especial de información que son las emociones, estructuras especialmente complejas y celosamente atesoradas por los seres humanos e imagino que por todos los seres del Universo. En simbología las emociones han sido y son largamente asociadas al elemento Agua, al igual que el Icosaedro por parte del maestro Platón.

En este punto, y en un deseo de darle vueltas interesantes a las simbologías ocultas de las cosas, podemos comparar con la simbología que hemos propuesto más arriba para el hexaedro, recordando que es como la información inconsciente y cristalizada que ocupa todos los espacios, tornándose sólida e "inexpugnable" en cierta manera. Si las emociones también son parte de esta información inconsciente, y éstas se corresponden con el icosaedro, atendamos a la naturaleza de éste último, que por su forma resulta incapaz de ocupar el espacio si dejar huecos. A riesgo de poder resultar rebuscado u oportunista, pienso que la simbología también nos puede estar hablando a través de estos "hechos geométricos", avalando la correspondencia emociones-icosaedro, mostrando que las emociones "no encajan" unas con otras siempre, que son realidades o estructuras mucho más complejas que las de orden más pragmático y cartesiano, lo que también posibilita cierto movimiento e interacción entre ellas, difícil de prever e incluso de describir, como podemos imaginar en un conjunto de cubos e icosaedros mezclados y desordenados entre ellos. Puede pensarse que es un símil demasiado aventurado, pero personalmente lo encuentro metafóricamente descriptivo de la dinámica del contenido inconsciente.

Más allá de todas estas consideraciones, podemos pensar en encontrar la perfección, simplicidad y unicidad de la Esfera representando a la Divinidad, que aunque no la hayamos mencionado antes en este texto, ocupa su lugar en el modelo de la realidad de los kahunas y por supuesto en el modelo ho'oponopono de desarrollo personal. Hay que apuntar que la esfera es un poliedro más, aunque sin ninguna cara plana, pero no uno de los cinco poliedros de platónicos, lo cual tampoco debe percibirse como un problema ni simbólico ni conceptual en ningún sentido, pues poliedros se conocen muchísimos y los que hemos descrito aquí son un pequeño y especial conjunto debido a unas especiales cualidades que los ha brindado atractivos y fácilmente accesibles para la mente; con la esfera tenemos otro poliedro especialmente único, que junto al círculo podría decirse que arquetípico en mi opinión, pero también existen muchos otros bellísimos poliedros y bellísimas figuras con los que la geometría nos deleita.

Y aunque esto no es ningún curso ni tratado de poliedros ni poliedroterapia, podemos aclarar naturalmente que si la presencia de cualquiera de estas figuras genera rechazo, incomodidad o cualquier tipo de molestia para alguien, se desecha su uso, como lógicamente consideraríamos respecto a cualquier objeto ornamental o en función de sus usos o utilidades. Las técnicas sutiles, como los poliedros o el ho’oponopono, miran de ser suaves y agradables al uso, sin imposiciones ni esfuerzos. Sí es cierto que ante la falta de armonía que sintamos con cualquier poliedro (como la fascinación o el deleite contemplativo), cabe preguntarnos por las causas de tal impresión o sentimiento, lo que también se relaciona con el desarrollo personal y con el autoconocimiento, pero esto también puede ocurrir con cualquier otro recurso que empleemos, como símbolos Reiki, colores, mandalas u otros; si la situación nos invita a reflexionar sobre las razones de tal calidad de interacción con ello, estamos en un camino en principio útil aunque subjetivo y cuestionable en este sentido, pero en cuyo transcurso podemos también conocer y conocernos, si deseamos emprenderlo, parecido a los efectos de la contemplación de una obra de arte plástico, fotografía, escultura, escuchar una interpretación musical o poética, etc; todo nos aporta cierta información en el camino del desarrollo personal.

Artículo de Paradigma Metamórfico .com, prohibida su copia

© 2018 Paradigma Metamórfico .com
http://www.paradigmametamorfico.com/articulos/poliedros-ho-oponopono.html

Artículos relacionados

Qué es Ho'oponopono ?

Poliedros Platónicos

Tetraedro: formado por cuatro triángulos equiláteros iguales.

Hexaedro: formado por seis cuadrados iguales.

Octaedro: formado por ocho triángulos equiláteros iguales.

El bellísimo Dodecaedro, formado por doce pentágonos regulares iguales.

Icosaedro: formado por veinte triángulos equiláteros iguales.

Volver al Principio
Legal

© Paradigma Metamórfico .com