Principal La Metamorfosis Artículos Contactar
Los Orígenes Patrón Prenatal Aplicación de TM Autoaplicación Filosofía Mudras Principios Universales Metamorfosis Conceptual

Principio de Percepción Interna - Iluminación

Principio de "Sabiduría"

A diferencia del Kybalion, donde se establece un enunciado o afirmación general para cada principio universal, en el caso del Principio de Percepción Interna / Iluminación carecemos de tal punto de partida aforístico que vendría a resumirlo todo en una sola declaración.

Fruto del estudio y reflexión sobre este principio y los diferentes aspectos que su transmisor y cultivador literario nos proporciona (Gastón Saint-Pierre), resumimos nuestra interpretación de las cosas con el nombre y el enunciado que exponemos aquí:

Nombre: Principio de Sabiduría.

Enunciado:Todo ente contiene y tiene acceso a toda Verdad.”

Este principio universal-metamórfico hace referencia a la percepción y conciencia que cultivamos con respecto a la realidad. En cierta manera nos hace cuestionarnos sobre lo que es real y lo que es realidad accesoria, así como nuestro papel en ello.

En cierta manera, es en el “espacio” que se forma entre los dos ámbitos de la dualidad-realidad donde reside la acción de este principio, que nos provee de la vía de equilibrio y alineación personal con el poder o inteligencia creadora y sustentadora de la existencia.

... ... ...

Lo veamos o nombremos como nos parezca mejor, la alineación personal desde nuestra condición aquí en el universo, con esta otra realidad que trasciende y envuelve la primera, es el operar natural del Principio de Percepción Interna e Iluminación. Esta alineación se alcanza mediante el cultivo de la vacuidad interna, o silencio interior que deja “espacio” para la “infusión de conocimiento” puro, acorde y acertado para nuestro desarrollo aquí en el Universo físico.

Dice Gastón Saint-Pierre que el principio de Percepción Interna / Iluminación, o como lo denominamos aquí “principio de Sabiduría”, se manifiesta en la historia del ser humano en el mensaje de Gautama Buda, revelándonos una conexión íntima, profunda y esencial de nuestro ser más puro o alma con la energía o inteligencia del Creador. En muchas ocasiones nos referimos a ello como una “Luz Cósmica”, un poder anterior a cualquier luz, color y sonido de los fenómenos naturales de este universo, un poder o energía cuya representación simbólica más fuerte, antigua y universal es la luz. De esta Luz Cósmica es de donde proviene la existencia de todos los seres, y hacia la cual se encamina. Todo lo que tomamos como real en el plano del tiempo, el espacio y la materia es expresión de esta luz de la creación; la misma materia es “luz cristalizada”, y nosotros mismos somos “una forma de luz”.

El encuentro con esta luz primordial, con el origen o el hogar de la existencia, es una realidad, un derecho y una circunstancia de todos los seres, por velada que aparezca esta posibilidad a la mirada puramente mundana; en el camino hacia ello, la historia nos proporciona las vivencias de los místicos, los sistemas filosóficos, las revelaciones religiosas, el cultivo de la mirada poética, la creación artística, etc, todo ello intentos de “ver más allá” de lo tangible y material, intentos de alcanzar esa luz que se filtra por el tejido o entramado espacio-tiempo-materia. El principio de sabiduría nos viene a “revelar” algo que no es nuevo, y es que la respuesta está en nosotros, está en el interior, pues cada ser contiene en si esa conexión durante toda su existencia, pudiendo identificarse y comunicarse con ella, llámese intuición, contacto con el alma, pálpito subjetivo, etc, se trata de mirar al interior con sinceridad y escuchar al corazón para encontrar las respuestas que armonizan la vida.

El cultivo de este estado, quizás difícil de comprender, aunque probablemente familiar a las personas afines a la meditación o la oración, por ejemplo, parece asociado a la búsqueda de una “nada” interna de tipo Zen, donde la luz de la realidad superior reconforta e informa correctamente en nuestra realidad. En cierta manera y medida, se relaciona con “limpiar” y “vaciar” el propio ser del contenido superfluo, que es todo lo aprendido y amontonado que pertenece al pasado y no hace sino sugerir la repetición de patrones del mundo material. Sin que nada de ello suponga apartarnos del mundo, ni despojarnos de nuestras cosas, la atención hacia nuestro interior, esa Aferencia que se hace necesaria en el colectivo del ser humano actual, es el camino a la Iluminación, el camino de autoconocimiento.

Artículo de Paradigma Metamórfico .com, prohibida su copia

Este aspecto de “destilación” y autoencuentro personal en el que identificamos lo que es “esencial” y lo que es “añadido” (por la cultura, los medios de comunicación, costumbres, creencias limitantes, convencionalismos, modas, etc), sin dejar de apreciar y hacer el correcto uso de los valiosos recursos, posibilidades y comodidades que el progreso y la vida en sociedad nos brindan, esta connotación del cultivo personal que al parecer nos brinda este principio, hace pensar en el sentido en que la Metamorfosis propicia en nosotros la limpieza y disolución de patrones diversos de relación con los demás y con la realidad que, o bien han dejado de sernos útiles o bien jamás lo fueron.

© 2014 Paradigma Metamórfico .com
http://www.paradigmametamorfico.com/articulos/sabiduria.html

Volver al Principio
Legal

© Paradigma Metamórfico .com