Principal La Metamorfosis Artículos Contactar
Los Orígenes Patrón Prenatal Aplicación de TM Autoaplicación Filosofía Mudras Principios Universales Metamorfosis Conceptual

Principio de Vibración

Posiblemente hablamos del principio hermético, metamórfico en nuestro contexto, más abstracto y difícil de describir. El hecho de que todo se encuentre en perpetua vibración discrepa con la percepción visual que tenemos de las cosas que observamos en nuestro contexto o plano material. Vemos personas desplazarse de un lugar a otro, vemos hojas y frutos que caen de los árboles, pero las casas en cambio están quietas, así como las esculturas del museo de arte. Sólo hay ocasiones en las que observamos cosas en vibración y oscilación, como el péndulo de un reloj. Estas experiencias no parecen decir que las cosas estén vibrando, ni tampoco parecen indicar que necesiten vibrar para nada; de ahí quizás que sea tan importante la revelación que nos llega a través del Principio de Vibración, no sólo por tratarse de algo poco o nada evidente, sino porque establece la importancia capital que tiene la vibración de las cosas en la existencia.

Según el Principio de Vibración, independientemente del estado, lugar y momento en que se encuentre un ente, tanto si se está desplazando físicamente como si no, está en permanente vibración, tanto si podemos constatarlo con nuestros sentidos ordinarios como si no. Esta circunstancia es una condición “vibratoria”, un hecho universal.

La ilustración de esto, tanto en los escritos de Saint-Pierre como en el mismo Kybalión, en el cual se inspira el primero, se apoya en la ciencia física; aunque se hable mucho sobre “lo vibracional”, y sobre “la vibración” de las cosas, empezar a comprender este fenómeno con rigor y profundidad no es fácil, y una vía para ello pasa por comprender y reflexionar sobre el movimiento oscilatorio, vibratorio, circular. En efecto, todo cuanto sabemos de los fenómenos repetitivos descansa sobre funciones matemáticas que se ajustan a leyes físicas. Sin entrar en tales tecnicismos, todos podemos imaginar algo que gira y en ello cruza cada punto de su trayectoria una y otra vez, equivalentemente a lo que hace un péndulo suspendido y que oscila, así como una sierra mecánica, que oscila en una línea recta. Pues bien, todos estos movimientos corresponden a situaciones distintas, pero guardan similitudes muy interesantes que la ciencia física utiliza para su descripción cuantitativa.

Lo que más atañe de lo dicho para nuestro contexto es el concepto de “frecuencia”, que es lo que mide no lo rápido o lento que se mueve una cosa (que sería su velocidad), si no si oscila de la misma manera muchas veces o pocas veces durante cierto tiempo. Cuanto más frecuencia más vibraciones cada segundo (o minuto, por ejemplo), cuanto menos frecuencia, menos oscilaciones, trátese de un planeta en órbita o de un péndulo. Y en consecuencia, cuando las cosas oscilan (o vibran) invierten en ello una energía que queda contenida en tal acción.

... ... ...

Desde el punto de vista filosófico y del contexto que conocemos como “energético” o “vibracional”, se habla a menudo en los mismos términos, relativos a la vibración física de las cosas, haciendo referencia a la frecuencia de toda cosa: personas, lugares, emociones, pensamientos, fenómenos. Aunque el atribuir una frecuencia vibratoria concreta a cada evento o lugar, por ejemplo, presenta serias dificultades para el ámbito físico, y hace cuestionable tal pretensión, no obstante, este es el ámbito en que en cierta manera nos desenvolvemos, y así es como se habla de “alta vibración” y de “baja o densa vibración”.

La ciencia nos puede ayudar a que lo anterior no resulte dogmático, vía el conocido principio de “Dualidad Onda-Corpúsculo” de la Física Cuántica, tan mencionado a tenor de tantos temas, que anda en cierta manera en esta línea. Para su aceptación, los conceptos científicos tuvieron que ser “adaptados” del ámbito más gráfico-mecánico de los fenómenos ondulatorios, al de las partículas elementales, cuyo comportamiento se presenta muy abstracto para la mente. Sin entrar en detalles, esto ilustra que siempre hay dificultades en dar saltos cualitativos de conocimiento.

Otro recurso intelectual interesante al que podemos acudir, se inspira en los Pensamientos del famoso pensador Blaise Pascal, quien nos invita a imaginar un “punto que se mueve por el espacio a velocidad infinita” (*), de forma que, como consecuencia, se encuentra “todo él” en todas partes a la vez, ilustrando así la idea de la Infinitud e Indivisibilidad de Dios. Tomando la misma idea podemos imaginar que tal punto en movimiento ejecuta oscilaciones de frecuencia infinita a lo largo y ancho del Universo, estando en todas partes “con” el espacio. El mismo Kybalión atribuye frecuencia infinita a Dios, estado tal en que parece inmóvil, como no estar, pues no somos capaces de percibir un ser de frecuencia vibratoria infinita.

(*) Pensamiento 420 (231-444), “Pascal Pensamientos”

Según Saint-Pierre, este principio es especialmente importante porque establece la conexión entre lo denso y lo sutil, lo material y lo inmaterial, y toma especial relevancia o acción en los dos ámbitos, el que conocemos de espacio-tiempo-materia y el ajeno a todo ello. Junto con las explicaciones que hemos dado, vemos que la vibración de las cosas, sean cuales sean, es el puente que las sitúa en un ámbito más elevado (sutil) o en otro más mundano (denso), hablándonos del “estado” intrínseco en que se encuentran y de lo que son en sí mismas, al margen de su aspecto o condición, pues el Universo es en este sentido una danza de múltiples vibraciones donde todo contribuye, donde todo se expresa con su vibración: seres humanos, animales, plantas, insectos, cristales, rocas, planetas, galaxias, nebulosas, ...

Artículo de Paradigma Metamórfico .com, prohibida su copia

© 2014 Paradigma Metamórfico .com
http://www.paradigmametamorfico.com/articulos/vibracion.html

Volver al Principio
Legal

© Paradigma Metamórfico .com